Páginas vistas en total

domingo, 31 de marzo de 2013

¿HUEVOS DE PASCUA? SÍ, PERO QUE SEAN FABERGÈ

Me encanta el chocolate, con lo que me encantan los Huevos de Pascua, pero me gustan aún más los realizados por el joyero Peter Carl Fabergé (Karl Gustavovich Fabergé). Fueron 69 en total, creados entre los años 1885 a 1917,de los que se conservan 61. Estos huevos-joya, los realiza nuestro joyero imperial con piedras preciosas, semipreciosas y metales nobles, realizando diseños con diferentes estilos: ruso antiguo, griego, renacentista, barroco, Art Nouveau, naturalista...



En 1882 es nombrado Joyero Oficial de la Familia Imperial y ya en la Pascua de 1883, el Zar Alejandro III (Aleksandr Aleksándrovich Romanov) le encarga la realización de un huevo como regalo para su esposa (María Feodorovna, Princesa Dagmar de Dinamarca). 

María Fiódorovna y Alejandro III en 1893 


De acuerdo con la tradición familiar del joyero, el Zar no sabría qué aspecto tendrían los huevos, únicamente le indicaba que cada una de las obras encargadas debería contener una sorpresa (¡Menudo Huevo kinder!). El primero de la serie consistió en un huevo con cáscara de platino que contenía uno más pequeño de oro y, dentro de éste, había una gallina de oro. Así, para cada Pascua, el Zar y sus sucesor ordenaron la elaboración de una pieza nueva.  El sucesor de Alejandro III, Nicolás II, encargaría dos al año, uno para su esposa, Alexandra y otro para su madre. Así, Fabergé utilizaba como inspiración acontecimientos importantes en la vida del Imperio, aniversarios familiares...
Primer Huevo-Joya Pascua 1883


Uno de los más apreciados por su belleza es el Huevo-Joya regalado por Nicolas II a su esposa, Alexandra Fedorovna en la Pascua de 1908. Realizado con nefrita, diamantes, oro, rubíes y acuarelas en marfil, contiene una réplica en miniatura del Palacio Imperial.



Por último, os dejo uno de mis preferidos, del que me enamoré allá por los 80' en un reportaje que salió en el "extraordinario", no recuerdo muy bien de El País o del ABC (en casa se compraban los dos). 





Inspirado en las cajas de músicas francesas del XVIII, realizado en la Pascua de 1913, la forma del huevo está formada por las pequeñas hojas del naranjo, flores y frutas, con esmaltes, amatistas, diamantes y rubíes. En su interior guarda una sorpresa, para mí maravillosa, hay un pequeño ruiseñor que, cuando se abre la tapa, canta una suave melodía. Hoy está en manos de  Malcom Forbes. También se le denominó Huevo del Árbol de la Bahía

No hay comentarios:

Publicar un comentario